SÍNTESIS DE LAS CLASES DE BORDE (según las redes de las palabras en cursiva):

Los bordes de la acuminación constituyen parte de los bordes del artefacto o instrumento considerados como totalidad o segmentados.

Los bordes del artefacto o instrumento son laterales, transversales (pueden usarse para medir la longitud de la pieza); de uso, activos, retocados, esquirlados (formados por la intersección de dos caras sin retocar), filosos (son filos o cortantes naturales o intencionales), pueden tener curvatura (son indeterminado, recto, levemente cóncavo, cóncavo, levemente convexo, altamente convexo, convexo, sinuoso pero recto, altamente sinuoso), pueden haberse sometido a abrasión, daño natural, sacar punta, aserrar, perforar, hachar, raer, cortar, cepillar, huellas enmangado, raspar; son una totalidad (se describen según su forma general, que se determina mediante la relación de la flecha con la cuerda del arco de círculo que forma) o son porciones; son los lados (en el caso de figuras geométricas de lados aproximadamente iguales); en instrumentos con muescas pueden estar astillados unilateralmente en ángulo abrupto; deberán descomponerse en tantos segmentos cuantos sean necesarios en caso de tener la pieza retoque extendido o perimetral o en caso de haber vértices o puntos de inflexión marcados; forman un ángulo con el eje de lascado; tienen una posición según la cuadrícula de Brézillon, y pueden ocupar posición distal o una posición respecto del ancho máximo de la pieza; pueden ocupar todo o parte de uno o más lados mayores o más cortos o más largos o todo el perímetro de la pieza; en su relación pueden ser opuestos (no tienen punto de convergencia y están retocados sobre una misma cara), alternos (están retocados uno sobre cada cara), convergentes (convergen sobre uno o dos puntos) alternos o ladeados, múltiples (son tres o más).

Los bordes de la base del limbo pueden formar un ángulo con el pedúnculo, permitiendo diferenciar las aletas.

Los bordes de los cepillos son rectos o curvos.

Los bordes de la cicatriz del golpe de buril son filosos y angulosos en el área del punto de impacto.

Los bordes del cuchillo y otros instrumentos cortantes no necesitan ser amplios; pueden ser curvos, convexos, en ángulo muy agudo o muy oblicuo o rasante, ligeramente aserrados, activos, paralelos al eje morfológico, con o sin retoque; pueden astillarse; pueden estar microastillados por el uso; uno puede ser filoso y el otro tener corteza natural o retoque para apoyar la mano al cortar; pueden ser cortantes sólo en los lados convergentes, en su punto de unión en el extremo distal.

Los bordes del chopper son generalmente sinuosos; pueden tener retoques secundarios y su forma varía entre rectilínea, semi-oval o redondeada.

Los bordes de los derivados de núcleo pueden no tener modificaciones; pueden ser laterales (derecho e izquierdo) oblicuos o no, basales o distales (rectos convexos o convexos rectos, rectos cóncavos o cóncavos rectos, rectos compuestos) transversales u oblicuos o de los extremos; son simples (rectos o aproximadamente rectos, ligeramente cóncavos o ligeramente convexos, cóncavos o convexos y en caso de ser curvos son simétricos o asimétricos) o compuestos (si son rectos, forman una línea quebrada, hacia afuera o hacia adentro); se consideran mirando la pieza desde el extremo basal y la cara superior, o se consideran desde la cara inferior (según la línea general del perfil, el borde puede ser recto, cóncavo, convexo) o se miran desde las caras; se consideran en detalle (son parejos, sinuosos regulares o irregulares); pueden permitir orientar la pieza y definir el largo máximo (en caso de ser adyacentes y juntarse en ángulo más o menos agudo, o mediante la relación entre la perpendicular a la línea recta que une los puntos extremos del borde más importante, convexo o cóncavo, o bien mediante la relación entre la paralela a la línea que une los puntos extremos del borde más importante, ligeramente curvo o recto).

Los bordes de la forma-base permiten elegir el tamaño del filo.

Los bordes de la herramienta entran en contacto con el objeto de trabajo; con el eje morfológico enmarcan el lado de la pieza.

Los bordes laterales de las hojas, bifaciales o no, son paralelos o subparalelos y las pueden diferenciar de las láminas.

Los bordes de uso de los instrumentos sobre lascas o de las lascas pueden ser rasantes y muy oblicuos u oblicuos (permitiendo considerar instrumentos de corte), abruptos o en punta; pueden ser paralelos y de sección triangular o ser cortical y opuesto al filo (en el caso de lascas prismáticas); pueden tener retoques; pueden ser redondeados.

Los bordes de la lámina pueden ser vivos y haberse usado como cuchillos sin que ello sea observable a simple vista o al microscopio; son más o menos paralelos entre sí y pueden llegar a estar muy cerca en el extremo distal.

Los bordes del lito pueden ser los lados; por sus huellas, pueden haberse usado para cortar tajando.

El borde de la muesca puede estar modificado por astillamiento intencional o por uso; es cóncavo y está modificado por percusión hasta obtener el arco deseado.

Los bordes de la navaja prismática son paralelos o casi.

El borde externo del negativo de una lasca y el fondo de dicho negativo permiten medir la profundidad de la lasca.

Los bordes del nódulo tabular pueden ser naturales, salvo el retoque en el borde superior (que es el activo) y el plano de fractura de la base.

Los bordes del núcleo pueden tener astillamiento secundario para no herirse la mano; cualquier borde del núcleo puede usarse para obtener astillas y pueden permitir el uso para funciones específicas, como raspar, etc.

Los bordes del pedúnculo y la base del limbo pueden formar un ángulo que diferencia las aletas; pueden ser según su inclinación respecto al eje y la base, divergentes, paralelos o convergentes; tienden a ser convergentes.

Los bordes laterales de los perforadores pueden converger en un extremo muy agudo.

Los bordes son partes de una pieza y se distinguen de las caras, los dorsos, filos, puntas y superficies activas; si presentan una arista activa y cualquier tipo de bisel, son filos.

Los bordes de la preforma son una línea regular o irregular formada por la intersección de las superficies dorsal y ventral; con el eje morfológico enmarcan el lado de la pieza.

Los bordes de las puntas de proyectil o de lanza son dos, laterales simétricos, convergentes (rectilíneos, convexos o cóncavos) en una punta más o menos aguda o en un ápice puntiagudo; pueden tener adelgazamiento bifacial; pueden ser filosos (o muy filosos) y terminar donde comienza la muesca que se une con el cuello de la pieza.

El borde define la raedera; es recto o ligeramente curvo y de frente de uso amplio, puede ser compuesto, de ángulo abrupto y hasta recto, con perfil cóncavo y con astillamiento unilateral, o es convexo y ocupa casi por completo el lateral y el extremo.

El borde que define al raspador es raspante; es convexo, aunque también puede tener concavidad, y su ángulo, abrupto en frente de uso reducido; puede estar en uno de los extremos desbastados del bloque de materia prima o ser longitudinal, paralelo al eje morfológico o estar al final del eje morfológico; un borde puede estar astillado en forma continua y pareja en ángulo oblicuo o abrupto y el borde periférico puede tener retoques en toda la circunferencia o en gran parte del contorno; puede estar retocado a presión periféricamente; el borde activo principal de los raspadores se orienta (según el criterio correspondiente).

La mayor parte de los bordes del yunque puede estar regularizada.

     Volver al inicio